En la literatura, las monstruos que se dedican a desmembrar personas son tan viejos como Beowulf, incluso mucho más antiguos. sin embargo no fue hasta que por ahí de los 1700 cuando Horace Walpole escribe The Castle of Otranto que inspiró la novela gótica mucho antes de que se volviera popular. Sin Walpole, Mary Shelley o Bram Stoker, jamás habríamos tenido autores como Edgar Allan Poe, H.P. Lovecraft o el contemporáneo Stephen King. En estos días cuando pensamos en terror, usualmente nos remontamos al cine, que actualmente ya cuenta con un sin fin de subgéneros, incluyendo el psicológico con monstruos pasados de moda pero que tienen un gran impacto como The Babadook.

Pero, ¿de donde surge el cine de terror?, ¿Fue acaso en 1931, el año en el que llegaron a salas las películas protagonizadas por Boris Karloff y Bela Lugosi en Frankenstein y Drácula? Ciertamente son clásicos hechos por figuras como Tod Browning y James Whale, pero no son el origen del género. Por supuesto también esta Nosferatu, filmada en 1922 por el controvertido F.W. Murnau (recordemos que hace poco robaron el craneo de su cripta). ¿Y qué hay del Expresionismo Alemán? Roger Ebert argumentó que la película de 1920 dirigida por Robert Wein, El Gabinete del Dr. Caligari, fue “la primer película de terror en la historia”. Sin embargo, en 1915, Paul Wegener dirigió la primer versión de The Golem, un personaje que, escribe Kevin Jack Hagopian, sirvió como referencia para los posteriores Frankenstein de James Whale y Boris Karloff. Thomas Alba Edison en 1910 produjo una adaptación del monstruo de Mary Shelley.

Hemos llegado a 1910 y aún no encontramos la primer película de terror en la historia. Debemos remontarnos a los inicios del cine mismo. 1986. Año en el que el genio francés de los efectos especiales, Georges Méliès hizo un cortometraje de tres minutos: Le Manoir du Diable. Méliès, conocido por su silente Viaje a la Luna y por el tributo de 2012 de Martin Scorsese, La invención de Hugo Cabret, usó sus innovadores métodos para contar una historia: Efectos especiales prematuros pero impactantes para la época, música creepy, y una teatralidad que solo pocos tenían, no asusta nada pero es un excelente ejemplo de la técnica que Méliès descrubrió en aquel 1896.

Técnicamente, Méliès fue el creador y pionero en los géneros de la fantasía y el terror en el séptimo arte. Debido a una gran depresión, el realizador perdió prácticamente todas sus películas, sin embargo se lograron salvar y restaurar algunas de ellas. y para que conozcan a este gran pionero del cine, les dejo el cortometraje que dio origen a las películas que cada octubre y noviembre nos ponen los pelos de punta.


 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here