La neocultura del tráiler cinematográfico se ha convertido en un elemento bastardo de la publicidad para generar una expectativa y una idealización en el espectador promedio, que emocionado, acude a una sala de cine con el combo de promoción y la esperanza de armar los pedazos faltantes de una cinta que ya se le fue dando digerida y procesada a través de los diversos adelantos que fueron saliendo a lo largo de un año. Una vez fuera de la sala, el espectador se siente frustrado y engañado al ver su expectativa hecha trisas con una película carente de guion, argumento y sentido. Eso damas y caballeros, es Suicide Squad.

Trás la muerte de Superman vista en Dawn of Justice y siendo Batman el único justiciero a cargo de la seguridad, la agencia secreta A.R.G.U.S. al mando de Amanda Waller (Viola Davis), se propone reunir a un grupo de villanos para salvar a la humanidad de futuros peligros quedando bajo el mando del oficial militar Rick Flag y de su guardaespaldas Katana. Cada personaje es presentado con una breve introducción: Deadshot y Harley Quinn, combinación de balas y comicidad, se ganan la mejor atención a diferencia del resto del Escuadrón, sobre todo de Slipknot, quien literalmente aparece de la nada. Asimismo, podemos conocer al enemigo, Enchantress a quien es difícil detectar las razones de su maldad.

A falta de un buen diálogo y sentido de la trama, la desorientada brújula de Suicide Squad nos conduce a espectaculares y exageradas escenas de acción de los ahora antihéroes del escuadrón. Con destellos de buen humor, en su mayoría por parte de Will Smith (siendo Will Smith), es el papel de Margot Robbie, como Harley Quinn, que ayuda a endulzar los espacios innecesarios de la historia, dejando en claro que le iría muy bien siendo la protagonista de su propia película, si es que DC lo permite y así salvar el hasta ahora irrelevante Universo Extendido de DC Comics.

El desempeño del Joker de Jared Leto no bastó para cubrir lo que prometió DC, un seductor despiadado que no hace nada más que parecerse a una mezcla entre Tony Montana y Christian Grey. Pero esto claro, no es culpa de Leto, quien puso un gran empeño en regalarnos un Joker tan memorable como Ledger o Nicholson; la culpa recae primeramente en su director, que no sólo no incluyó muchas de las escenas de Jared durante la película sino que además escribió un guión vacío que sólo se enfocó en la forma de la película y no en su contenido.

El segundo y más grande villano de la cinta y de todo este pseudo Universo Extendido es el pomposo Zack Snyder. Un director con un gran currículum detrás con cintas como Watchmen y 300, ha demostrado que es incapaz de ser objetivo a la hora de contar historias cegado por su parte “fanboy” llegando a resultados pretenciosos y absurdos.

Citando a The Guardian, Snyder podría ser visto como el modelo perfecto de un supervillano de DC: un dictador todopoderoso compitiendo y devorando a nuestros queridos superhéroes, dejando ciudades aplanadas, sin calorías y a fans abatidos a su paso. ¿Quién se unirá contra esta amenaza?”. La verdadera pregunta es si Warner seguirá soportando los fracasos en taquilla y hasta donde llegará el UEDC.

Sin duda las piezas de The Rolling Stones, Queen, Creedence, Animals, así como el resto del Soundtrack fueron lo mejor de la cinta empatando de manera armónica con la personalidad de los personajes.

Quizá el momento más chocante del filme es ese en donde los personajes abren sus corazones entre ellos para dejar ver su humanidad, su pasado y sus aspiraciones en la vida alcanzando un momento incoherente de redención, venciendo la maldad donde el amor triunfa una vez más.

La cinta en general es predecible, el objetivo de los miembros de Suicide Squad, es derrotar a una bruja a la que no se comprende el motivo de su maldad. Pese a ser más de lo mismo, la cinta logra entretener al espectador pero no a los niveles prometidos. Tendremos que esperar a la prometedora Gal Gadot para ver si Wonder Woman de la sabia mano de Patty Jenkins, DC y Warner logran salvar un poco de lo que han invertido. Pero no hay que ilusionarse, ya que con Snyder a cargo de la producción, DC y Warner van bien encaminados al naufragio.


 

1 COMMENT

  1. Coincido en más de un punto con lo que escribes, desde Batman VS uperman no entendí cómo habían construido una historia tan hueca y justo aquí pasa lo mismo.
    Y no sé si me encantó que hayan tenido nombres de ese tamaño en la música, entendí cómo acompañaban a cada personaje, sólo no sé si escenas del tipo merecían esas canciones.
    No pude con tantos lugares comunes en una misma película y tampoco con lo gris del resto del squad; lo que sí: tengo un crush con Margot Robbie… no sé si podré en Halloween con los disfraces de Harley Queen.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here